Turismo pesquero: diversificador de la oferta y generador de empleo

El senador Agustín Almodóbar, con los pescadores de La Vila.

El senador Almodóbar, con la tripulación del Félix y Angela, barco pesquero de La Vila en el que se embarcó el Senador en noviembre 2015.

El turismo pesquero diversifica la oferta y genera empleo, según sostiene el Gobierno en respuesta a una pregunta planteada por el senador Agustín Almodóbar”

El turismo forma parte del área con mayor representatividad dentro de la diversificación pesquera y acuícola en España, según ha confirmado el Gobierno a Agustín Almodóbar, senador por Alicante, que trasladó al Ejecutivo una pregunta al respecto. Hasta tal punto es así, que de los 732 proyectos de diversificación, un total de 329 se incluyen dentro del área de turismo, con una inversión superior a los 35 millones de euros.

La pesca-turismo es una actividad que conlleva el embarque de turistas a bordo de embarcaciones pesqueras. Esta iniciativa concreta se integra en la última modificación de la Ley de Pesca y debe cumplir con todos los trámites y permisos necesarios para llevarla a cabo con la seguridad y garantía suficientes.

A este respecto, el senador Almódobar se congratula de que por fin el Pleno del Consell, tras la aprobación del Proyecto de Ley de Pesca Marítima del Estado a mediados de 2014, haya dado luz verde al decreto que regula las medidas de diversificación de los sectores pesquero y acuícola como actividades complementarias vinculadas a la pesca marítima y la acuicultura, con el fin de lograr la diversificación económica de estos sectores y la promoción de sus productos, algo que ya había reivindicado en múltiples ocasiones . De este modo, se establece la cobertura legal para el desarrollo de la actividad turística por parte de los titulares de embarcaciones dedicadas a la pesca y de las empresas dedicadas a la acuicultura.

Esta disposición tiene como fin lograr una mejora económica en el sector; promocionar sus productos y, a la vez, acercarse a la ciudadanía desde perspectivas diferentes, como la cultural, la gastronómica, la tecnológica o la social. También debe servir para destacar los oficios relacionados y promover la recuperación de la cultura, las tradiciones y el patrimonio vinculados a la pesca.

El desarrollo de esta actividad turística la llevarán a cabo los profesionales del sector, mediante una contraprestación económica, y deberá estar orientada a la valoración y la difusión de las actividades y los productos del sector y también de la cultura, las costumbres, las tradiciones y el patrimonio marineros, con el objetivo de diversificar la economía en las zonas pesqueras y poner de relieve los valores positivos de la actividad que, a su vez, contribuyen a la protección del medio ambiente y el consumo de los productos pesqueros locales.

El turismo pesquero o marinero, y en particular las modalidades de pesca-turismo y turismo acuícola, pueden ayudar a diversificar la economía en las zonas pesqueras mediante servicios complementarios del sector pesquero que generen puestos de trabajo, pongan de relieve los valores de la actividad y contribuyan a la protección del medio ambiente y el consumo de los productos pesqueros locales, lo que, a su vez, puede impulsar la hostelería basada en este producto local generando un incremento de valor en toda la cadena de producción y distribución.

Esta medida, que responde a una demanda del sector, se enmarca en la adaptación del mismo a la nueva Política pesquera Común, que requiere de la adopción de nuevos marcos normativos que permitan la realización de actividades hasta ahora no reguladas, con el fin de permitir el desempeño por los profesionales de la pesca y de la acuicultura de actividades de diversificación, hasta ahora no realizadas, que puedan generar nuevas vías de ingresos con la oferta de actividades turísticas, educativas y culturales.

El portavoz de Turismo del Grupo Popular en el Senado, Agustín Almodóbar, defendió durante la pasada legislatura en la Cámara Alta la pesca-turismo como instrumento “para revitalizar la economía de las áreas dependientes de la pesca”, y para ello consideró imprescindible consensuar con todas las partes interesadas un Plan Estratégico de Diversificación Pesquera con objeto de que “la pesca-turismo se pueda desarrollar en un marco legislativo idóneo que permita garantizar su eficacia”.

El político de Benidorm recuerda que el Ministerio de Agricultura mantiene su compromiso con la pesca y la diversificación de la actividad económica del sector. “El Ministerio es consciente de que el turismo marinero no sólo supone un complemento a la actividad de los trabajadores del mar, sino que fomenta un modelo de turismo sostenible, en contacto con la naturaleza y el patrimonio marítimo, que puede alcanzar el mismo éxito que el turismo rural o el agroturismo”, explica.

En este sentido, el senador del PP por Alicante afirma que la pesca-turismo supone un complemento a la pesca extractiva y amplía la oferta turística en las zonas pesqueras.

“Que los turistas puedan participar en las faenas de la pesca a bordo de una embarcación en municipios turísticos como La Vila Joiosa, Calpe, Santa Pola, El Campello o Denia, entre otros municipios, supone una forma de poner en valor la actividad pesquera y permite comprender la dureza del trabajo del mar y, con ello, un mayor conocimiento y aprecio por los productos de la pesca”, concluye Almodóbar, que personalmente tuvo la ocasión de comprobar esto embarcándose en el puerto de La Vila Joiosa en un barco pesquero durante todo una noche.